martes, 10 de julio de 2018

LA ODISEA SEXUAL


La sensibilidad humana se va perdiendo con el tiempo. Nadie quita que debemos respetar las costumbres, pero las personas deberían considerar que el amor entre dos personas del sexo, no es una enfermedad o como lo tildan “FENÓMENO”.
Nadie desea opacar la heterosexualidad, pero lo que se exige es el respeto mutuo entre las personas. No entiendo tanto odio, rencor y falta de apoyo. No deseo lidiar con la religión,menos con el estado pero considero que vivimos en un mundo lleno de discriminación, tabú y etiquetas donde si una persona se enamora de otra y es GAY lo llaman  ̈ANORMAL ̈ y no podemos negar que la religión es el principal rival.
Prefiero llevar el tema directo al grano. Yo creo, que Dios es un ser superior a todos nosotros y es aquella fuerza que nos permite creer en una imagen insuperable, al creer en él también creo que a todos nos pone un reto, un destino – Aprendemos a superar los obstáculos de la vida y lo que nos propone – bajo su consentimiento el ser humano puede conocer cosas fuera de lo común eligiendo su propio destino y eso no quita que defender la libertad de expresión LGTB sea un factor negativo, es todo lo contrario esta posición es un acuerdo de defensa de derechos que como humanos tenemos y eso no significa que apoye al libertinaje. ¡No, señores. No es libertinaje!.
Tanto la política y las religiones provocan la separación entre las personas destruyendo una sociedad por medio de costumbres que no tienen sentido y encima diversifican a Dios con un montón de nombres y lo más irónico es que ellos lo alaban, pero no miden sus acciones y solo buscan sus intereses - ¿Hacia dónde estamos apuntando? – bonita manera de mantener la fe, construir una sociedad o creer en una religión.
Considero que existe rivalidad, burla entre otros factores negativos que mata a un solo tiro la sensibilidad humana. Dios perdona y creo que él no desea el mal a las personas con diferente opción sexual. Lo que no apoya es el libertinaje pero el amor sincero, no creo que castigue a una persona por sentir amor sincero por una persona del mismo según el sexo sea masculino o femenino porque si fuera así entonces no habría personas homosexuales, bisexuales o lesbianas felices – la unión entre dos personas del mismo sexo, no es una enfermedad – la sociedad lo plantean como enfermedad y vergüenza, para la sociedad aún es debatible y “ARDE TROYA” entre los religiosos y las autoridades que desean apoyar los derechos según la ley y olvidan que todas las personas tienen los mismos derechos en este planeta.
Resalto este el Capítulo 1 de los Derechos Fundamentales de la persona, art. 2, inciso 2: A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole. Claro y preciso.

Las autoridades deberían mantener el concepto de Unión Civil como la defensa de derechos y bienestar de las personas del mismo sexo sin mezclar las mismas costumbres de las personas heterosexuales para evitar confusiones.
Lo que se desea es IGUALDAD. No se desea copiar el estilo de vida y las nupcias establecidas de las personas heterosexuales sino es optar por la creación de una ley que pueda velar a las personas LGTB y así poder mantener una sociedad con menos violencia y rivalidad.
Sé que en este lugar habrá personas que me apoyen o no me apoyen, pero hay que considerar que en esta lucha también existen mujeres adentro que se encuentran discriminadas y me siento identificada porque yo también lo viví en algún momento de mi vida y yo me hacía esta pregunta tan pero taaaaan SIMPLE, ¿Acaso ellos me conocen para que me discriminen de esa manera?, la respuesta era DEMASIADO OBVIA, ¡NO ME CONOCEN!, así de sencillo.
Fácil es discriminar, fácil es violentar con palabras, fácil es que odien y que te critiquen, lo que no es fácil es sobrellevarlo ya que estas en boca de todos y te comparan, te hunden sin tener un poco de sensibilidad. Yo sé que aquí habrá personas que no estén de acuerdo, pero tampoco les quiero cambiar de opinión, cada uno maneja su propia libertad de expresión, lo único que deseo es RESPETO PARA LAS PERSONAS LGTB, no solo mujeres sino hombres.
Hoy en día, en las noticias hay todo tipo de violencia, en primera portada “MATA A UN HOMBRE POR SER GAY” o “GOLPEAN A UNA CHICA POR SER LESBIANA” entre otros casos, y es tan deprimente la justicia en nuestro país que no hacen nada por el simple hecho de mantener una orientación sexual diferente y no solo la justicia sino la calidad moral de las personas también es pésima.
Yo soy LESBIANA y no solo soy lesbiana, soy comunicadora, poeta, escritora, docente y empresaria, y lo mejor de todo es que llevo una vida buena y honesta. ¿Ustedes conocían eso de mí?, ¿Ustedes conocen a todas las personas en su vida real? y esto va directo para los homofóbicos ya que nadie es dueño de la verdad. ¡Simple, ustedes no saben nada!, solo saben criticar es su hobby favorito.Antes me escondía por el qué dirán pero hoy en día, mi manera de pensar es diferente porque no le hago daño a nadie con mi orientación sexual, todo lo contrario yo respeto la manera de pensar de todos y no me hago broncas, lo que me molesta es la ignorancia y falta de respeto ya que los que pertenecen a la comunidad LGTB son personas y tienen sentimientos que buscan crecer y ser libres.
Yo soy oídos sordos y no me arrepiento de lo que soy ya que gracias a lo que soy la vida me enseñó bastante y aún me falta por conocer, pero ahora mismo deseo apoyar justo a esas personas violentadas que no tienen culpa de nada, no deseo cambiar opiniones solo deseo que las personas tengan un poco de respeto y llevar este mensaje para que las autoridades también brinden derechos a los LGTB, nadie pide que nuestros derechos sean como los de ustedes, solo queremos derechos que nos apoyen en nuestra calidad de vida sin violencia, que podamos vivir en paz, sin discriminación.

¡Toca la puerta de tu corazón! - No somos enemigos, somos personas. Yo también soy parte de este grupo y como persona, deseo un mundo mejor, un mundo donde podamos seguir creciendo como comunidad, trabajando día a día para concretar mis metas y así, lo mismo pensamos todos que pertenecemos a esta comunidad LGTB.
Invito a todos a esta reflexión que es importante. ¡Ya basta!, necesitamos su apoyo, no solo es encajar sino darnos la mano y así seremos felices ...
“...No discrimines que tu corazón apoye a la persona que lo necesita, no importa si es hetero, gay, lesbiana o bisexual, no importa si es blanco o negro, cholo o shipibo, ¡No importa!. Si tu corazón apoya a una sociedad, te convertirás en mejor persona ...”
Todos unámonos y no nos odiemos

No hay comentarios:

Publicar un comentario